Galería de arte
Regresar Regresar
Inició su trayectoria profesional a los 16 años, mientras cursaba el primer año de profesional. Su   primer   empleo   fue   como   Auxiliar   de   Contador   en   la   Óptica   Económica   que   se   ubicaba   en   la   calle   de Madero. En    1969    trabajó    en    el    Departamento    del    Distrito    Federal.    En    1972    fue    Auxiliar    en    la    Dirección    de Auditoría, a la par que realizó contabilidad privada. En   1973   ingresó   como   Auxiliar   de   contador   a   la   Caja   de   Previsión   Social   de   la   Policía   del   Distrito   Federal, estuvo en éste puesto por 13 años. En   este   período   obtuvo   una   beca   para   estudiar   Administración   de   Negocios   Japoneses   en   Yoyogi   Center, después   una   beca   en   México   de   la   UCLA   en   Administración   para   Altos   Ejecutivos   y   en   Edimburgo   cursó una especialidad en Planeación Urbana. A    su    regreso,    trabajó    como    Subdirectora    de    Auditoría    Fiscal    en    la    Tesorería    del    D.F.    y    finalmente, ascendió al puesto de Directora de Auditoria Fiscal. Por   29   años   Estela   Verdejo   fue   propietaria   de   la   Galería   de   Arte   Marstelle,   donde   se   desempeñó   como gestora   y   promotora   en   el   mercado   del   arte   nacional   e   internacional.   Entre   los   artistas   con   los   que trabajó    enlista    a    Rolando    Arjona,    Rubén    Contreras,    Héctor    Cruz,    Guy    Demun,    Raymundo    Martínez, Gustavo    Montoya,    Aliria    Morales,    Leonardo    Nierman,    Ricardo    Pérez    Alcalá,    Antonio    Ramírez,    Juan Manuel   Salazar,   Enrique   Sánchez,   Homero   Santamaría,   Hermenegildo   Sosa,   Miguel   Ángel   Suárez,   Romeo Tabuena, Adrián Tavera, Francisco Urbina, Alberto Vázquez Navarrete y Rosi Vélez. En   su   galería   tuvo   la   oportunidad   de   aplicar   los   principios   éticos   que   aprendió   en   la   Escuela   Bancaria   y Comercial.    Comentaba    que    la    Escuela    Bancaria    le    dejó    el    saber    administrar    sus    recursos    tanto materiales como humanos en tiempos de crisis, dentro de un mercado de arte.