Galería de arte
Regresar Regresar
A Estela Verdejo: Tu   pasión   y   sensibilidad   por   el   arte   te   hizo caminar   en   el   paisaje   interior   de   muchos artistas    y    vivir    el    mundo    multicolor    de emblemas,       magia       y       alegorías       del sincretismo    de    México.    Siempre    en    mi corazón, querida amiga. Aliria Morales
A   la   fina   amiga   Lic.   Estela   Verdejo   siempre la   recuerdo   con   gran   admiración   y   cariño. Disfrutábamos    de    largas    y    placenteras charlas   sobre   la   vida   y   la   pintura.   Ella   me decía   que   su   mejor   escuela   para   aprender el arte eran sus maestros… Héctor Cruz
Es   para   mi   un   placer   poder   recordar   a   la maestra      María      Estela      como      una luchadora    en    el    arte,    conocedora    del arte,    y    es    de    manera    importante    el hecho    de    haber    convivido    con    ella    y darnos    cuenta    de    la    gran    labor    que realizó   para   promover   y   vender   la   obra de tantos artistas. Hoy   nos   queda   el   grato   recuerdo   de   una gran   mujer   que   hizo   su   labor   trabajando y     dándonos     a     conocer     en     nuestra actividad   artística.   La   palabra   que   me viene   a   la   mente,   en   este   momento   es: Gracias   Maestra   María   Estela,   su   amigo José Hernán García.
Tu partida me conmovió profundamente. Te   fuiste   cuando   yo   padecía   en   silencio   la ausencia de varios seres queridos. Te sume a mis oraciones. Agradezco a la vida el haberte conocido. ¡ Cuánto celebré nuestras conversaciones ! ¡Ah!,         dama         templada,         visionaria emprendedora,   elegante   mujer   de   mundo, triunfadora,   amazona   y   diamante,   ser   con mucha autoridad. Siempre te recordaré. Gerardo Torres.
A    Estelita    siempre    la    recordaré    como una   mujer   de   gran   sensibilidad,   honesta y generosa. Tengo mucho que agradecerle. Adrián Tavera López.
Para mi querida amiga: Yo,   Antonio   Ramírez,   gozo   cada   vez   que voy    a    ver    a    María    Estela,    pienso    en    las procesiones    que    hago    hacia    ella,    porque gozo   con   la   expresión   en   su   cara.   Sabía que la llevaba a un sueño hecho realidad. Mi   querida   Maristela,   sueña   con   mis   obras hechas    para    tus    sueños    con    todo    mi corazón.
RECUERDOS